Inteligencia humana y máquinas inteligentes

Manuel Béjar

Cuando se lee y se oye acerca de la denominada inteligencia artificial (IA) dos son las posiciones más enconadas. La más conservadora rápidamente concluye que no existen las máquinas inteligentes. Esta corriente tiene una manera tan exclusiva de entender la inteligencia humana como una sustancia espiritual, que las ideas acerca de la IA son consideradas casi como de ciencia ficción. Desde esta perspectiva ya puede la IA multiplicar por diez su potencial en las próximas décadas; pues con fina ironía se matiza que diez por cero seguirá ofreciéndonos un resultado nulo pasados los años. En el extremo opuesto se hallan quienes irremediablemente ven el devenir del orbe dominado por una nueva inteligencia no biológica de mayor potencia que la humana y con una vertiginosa capacidad para evolucionar, mejorarse y adaptarse a un entorno fuertemente dinámico que ella misma va modelando. Este es el escenario de una IA dominadora, donde lo humano pronto queda muy desfasado y prefiere proyectar el triunfo del posthumanismo

Lo sentimos. El artículo completo sólo está disponible para suscriptores

 

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Ver política de cookies.