A quinientos años de Lutero: la teología de la justificación ayer y hoy

Mireia Vidal Quintero

Con la perspectiva que nos ofrecen cinco siglos, el diálogo entre católicos y luteranos va mostrando unos frutos cada vez más esperanzadores, en un esfuerzo constante por caminar hacia la convergencia. Ambas iglesias trabajan juntas desde hace casi medio siglo para evidenciar lo que nos une a los cristianos en vez de lo que nos separa. La Reforma protestante surgió, entre otras cosas, como reacción al escándalo de las indulgencias. Con sus noventa y cinco tesis Lutero pretendía convocar una disputatio, un ejercicio intelectual de argumentación y discusión académica, y es precisamente ese el concepto que —con el diálogo ecuménico— se intenta rescatar desde hace cuarenta años. La llamada teología de la justificación es sin duda una idea central en la Reforma, aunque su formulación inicial sería poco a poco madurada y sometida a constantes matices y revisiones tanto en el seno del protestantismo como del catolicismo.

Lo sentimos. El artículo completo sólo está disponible para suscriptores

 

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Ver política de cookies.