El papel jugado por los misioneros jesuitas en la firma del Tratado de Nerchinsk, en 1689, suscrito entre Rusia y China

Carlos Junquera Rubio

Resumen


En el año 1689, Rusia y China firmaron el tratado de Nerchinsk. El motivo procedía de la colonización que estaban desarrollando los rusos en el río Amur, especialmente en los afluentes más importantes. Los cosacos habían edificado algunos fuertes para establecer el contacto con las poblaciones aborígenes y para cobrarles el tributo. Los rusos originaron muchos problemas, agotando la vía diplomática. Como resultado el emperador manchú Kangxi envió tropas para atacar a los rusos y desalojarlos del río Amur. En el fuerte de Nerchinsk se reunieron las dos delegaciones para firmar la paz. Los misioneros jesuitas tuvieron un papel destacado en el curso de las negociaciones y fueron los encargados de redactar el documento en lengua latina, traducirlo al manchú y ayudar a su elaboración en ruso.


Palabras clave


Rusia; China; tratado de Nerchinsk; jesuitas; río Amur.

Texto completo:

 Sólo suscriptores

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.




Estudios Eclesiásticos (ISSN 0210-1610 | ISSN digital 2605-5147) está editada por Universidad Pontificia Comillas. © Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta revista por cualquier procedimiento electrónico o mecánico, sin permiso escrito de la editorial.
 

Estudios Eclesiásticos

Universidad Pontificia Comillas, 3-5 - 28049 Madrid

Tel. +34 91 734 39 50 | E-mail: guribarri@comillas.edu