La maravillosa idea de Darwin: El papel de la creatividad en la evolución de la vida

  • Christian Kummer Hochschule für Philosophie, München
Palabras clave: evolución, creatividad, selección natural, diseño evolutivo, creador divino, fe religiosa

Resumen

Según Darwin, la complejidad de las estructuras orgánicas se puede entender como el efecto de un proceso algorítmico ciego de la acumulación progresiva del diseño forzado por la selección natural. Por eso el filósofo materialista Daniel Dennett llama la teoría de Darwin «peligrosa» para la creencia religiosa en un creador divino. Sin embargo, uno puede dudar de que Darwin haya desterrado todo el pensamiento teológico de la biología. En el punto de vista de la teoría de la evolución de Frankfurt, los organismos pueden ser concebidos como máquinas existentes con el objetivo de obtener la energía necesaria para su existencia continua. Esta definición pone de relieve que los organismos existen por su propio bien, ya que son, como dice Kant, fines en sí mismos. Por tanto, no es la mera contingencia de la variación y la selección, sino la subordinación de estos procesos en orden a la intencionalidad de auto-mantenimiento, que al final genera la forma de un ser vivo. Desde tal perspectiva, las diversas características del diseño de los animales pueden ser concebidas como manifestaciones de una especie de poder creativo, que convierte la teoría de Darwin en una idea maravillosa, incluso para el creyente religioso

Cómo citar
Kummer, C. (1). La maravillosa idea de Darwin: El papel de la creatividad en la evolución de la vida. Pensamiento. Revista De Investigación E Información Filosófica, 67(254 S.Esp), 1051-1060. Recuperado a partir de https://razonyfe.org/index.php/pensamiento/article/view/1580
Sección
Estudios, textos, notas y comentarios