El diálogo

Raúl González Fabre, SJ

Resumen


En el contexto público de este momento se han venido a poner en cuestión algunos acuerdos constitucionales de hace cuarenta años. La palabra “diálogo” está funcionando como un curalotodo verbal. Cuando se vuelven obvios los desacuerdos entre agentes importantes, que representan intereses de peso o porciones significativas de la población, oímos exhortaciones a “dialogar”. Por el mismo motivo, “ser dialogante” se ha convertido en una virtud principal de nuestra sociedad, que a la vista de los efectos de la confrontación, eligió el irenismo como postura vital desde los años 40. Sin embargo, el diálogo resulta un asunto muy exigente desde el punto de vista lógico. Y desde el punto de vista ético, “ser dialogante” no supone una expresión de buenismo incapaz de confrontación, sino al revés, como veremos, implica asumir un cierto tipo de confrontación y no otros también posibles. Este artículo constituye una larga definición de “diálogo”, que discute uno por uno sus elementos y las implicaciones de ellos.

Palabras clave


diálogo; ética; modo de lenguaje; negociación; política; principios y acciones

Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.




© 2018 Razón y fe (ISSN 0034-0235 | ISSN digital 2659-4536) está editada por Universidad Pontificia Comillas. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta revista por cualquier procedimiento electrónico o mecánico, sin permiso escrito de la editorial.
 

Razón y fe

Alberto Aguilera, 25 - 28015 Madrid

Tel. +34 91 542 28 00 | E-mail: director@razonyfe.org